martes, 12 de octubre de 2010

Crepúsculo

Hora quieta, celeste
Perfecta.
Hora donde el sol dorado
Agoniza de pena
Junto a un ser
Que languidece tristemente.

Hora justa donde cunde
El dolor de la hermosura,
Hora perfecta para el amor
Y el desamor.

En esta hora
De intenso sentimiento
Veo reflejado mi rostro
En todos los espacios
Porque soy hija de este misterio
Donde mi espíritu se realiza plenamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario